El drama o hecho teatral en su conjunto, supone una de las experiencias más profundas del ser humano, espejo de una existencia en la que estamos obligados, queramos o no, a ser actores o espectadores.

El teatro es una trama y urdimbre con hilos de muy diversa índole, pero dispuestos de tal modo que, aunque uno a uno hagan referencia a otras realidades, técnicas o creativas, unidos, urdidos unos con otros, expresan la magia, el juego del teatro.

El teatro, entre otras cosas, nos ayuda a comprender y expresar tanto pensamientos como sentimientos, y a hacerlo de muchas formas diferentes, porque el viaje al mundo del teatro significa también un viaje hacia uno mismo y hacia la sociedad de la que forma parte. De ahí que sea tan importante que la iniciación al mundo del teatro se dé tanto en sus aspectos teóricos como prácticos.Todos los alumnos del Colegio tienen la posibilidad de acercarse, a un arte que representa una forma de cultura, de vida, que se remonta a lo que suele llamarse la memoria de los tiempos. En ese juego del teatro, esencia máxima del arte escénico, sobre un escenario y delante de un público, tras unas lecturas y unos estudios y unos ensayos, proceso en el que el director ha sido la cabeza visible, en ese último momento de la representación, decimos, es el actor, solo o en compañía de otros actores, el transmisor fundamental de una estética, de una ideología; él expresa una realidad nueva y múltiple: la realidad del pensamiento, de la emoción, de la imaginación y de la memoria. La realidad del arte dramático.

Objetivos:

v  Desarrollar la expresividad individual y grupal.

v  Iniciar al alumno en la comprensión del hecho dramático, a través de la relación vida/texto.

v  Facilitar la mejor comprensión de un mensaje teatral mediante un acercamiento a la realidad del teatro, convirtiéndola en vivencia del alumno, a todos los niveles.

v  Promover el contacto con el hecho teatral, mediante la puesta en escena del mensaje analizado, paralelo a la experiencia de dramatización vivida.